El trabajo hoy en Venezuela: Una situación laboral inestable

Imprimir

trabajo hoy en VenezuelaVenezuela no ha permanecido ajena a la crisis económica mundial, y como el resto de países ha visto cómo su situación laboral y condiciones de trabajo se han visto condicionadas por la actual coyuntura socioeconómica. El estado, mediante una política amparada en la protección de lo público, ahoga aquellas iniciativas empresariales de tipo privado, imponiendo lo que el propio Presidente Chávez denomina como propiedad social sobre los medios de producción, situación que obliga a los emprendedores con capital privado a competir en una posición de desventaja en el mercado con respecto a aquellas empresas avaladas por el estado; en esta línea, abundando en el tema del trabajo hoy en Venezuela, cabría mencionar lo ocurrido, entre otras, con diversas empresas cuya actividad de tipo energético, principalmente hidrocarburos, tuvieron que ceder a una nacionalización más o menos forzada.


Así, las multinacionales temen las condiciones que pudiera imponerle el gobierno venezolano, con la consecuente disminución de la inversión extranjera directa, lo que redunda en una desestabilización del mercado laboral en cuanto al trabajo hoy en Venezuela. La situación económica de Venezuela tiene una muy fuerte dependencia de sus reservas de petróleo, entre las mayores del mundo, lo que en cierta forma deja la mayor riqueza del país dependiendo de la balanza de precios de los mercados internacionales.


El gobierno venezolano ha recurrido a la creación de empleo público con el propósito de frenar el alza de las cifras de desempleo del país, las cuales han experimentado un aumento considerable, tras la bonanza del final de la primera década del siglo XXI en cuanto al trabajo en Venezuela, para llegar al 7,9% en el año 2010 y al 12,10% durante el presente año, aunque las fuentes oficiales hayan situado la cifra en el 8,3% de la población económicamente activa (PEA) durante el pasado mes de agosto. Como en otros países donde los medios de comunicación están sometidos a la más férrea censura gubernamental, en Venezuela se produce una gran disparidad en cuanto al manejo de porcentajes según las diferentes fuentes, lo que convierte en tarea complicada dilucidar la realidad a pie de calle de lo que ocurre en la oficialmente República Bolivariana de Venezuela. En este sentido, el modelo cubano sería la referencia más evidente.


El salario mínimo de los venezolanos es uno de los más bajos de Latinoamérica, mientras que por el contrario, su inflación es de las más altas del mundo, si no la mayor, rondando el 27%. Los ingresos que proporciona el petróleo no acaban de reflejarse en la calidad de vida de los venezolanos, y la proyección laboral se encuentra en un terreno de inestabilidad, con lo que el trabajo hoy en Venezuela tiene un futuro de carácter incierto. En cuanto a los salarios, si los estimamos más allá del valor cambiante de la moneda venezolana, se espera que dicho valor se siga deteriorando en los próximos tiempos o se mantenga estancado, que sería lo esperable de mantenerse la coyuntura actual caracterizada por una alta inflación y el bajo crecimiento económico de la coyuntura actual. Lo que sí reconoce el gobierno de Venezuela, siendo además uno de los mayores problemas respecto al asunto del empleo, es el aumento del conocido como empleo informal, situado actualmente en torno al 44% según el INE y auténtico rompecabezas del trabajo hoy en Venezuela, y que es propio de estructuras socioeconómicas no plenamente desarrolladas y condicionadas por la transición del medio rural al urbano.

Copyright © www.ideatrabajo.com. Joomla Template 888poker